Zona DMX Cerrar

Consigue unos brazos firmes

22 / 05 / 18

Para muchas personas, especialmente para las mujeres, resulta difícil conseguir unos brazos firmes, ya que esta zona del cuerpo tiende a acumular grasa y perder músculo, sobre todo después de los 30 años. Sin embargo ¡no todo está perdido! Estos conejos pueden ayudarte.

Lo primero que debes saber es que para reafirmar tus brazos y marcarlos no basta con hacer ejercicio, sino que además tendrás que darles otros cuidados:

  1. Pierde grasa. Para poder combatir la grasa localizada en tus brazos, es necesario que pierdas grasa en todo el cuerpo, para ello, incluye en tu rutina algún ejercicio cardiovascular como correr, nadar, o andar en bicicleta, entre otros.
  1. Lleva una dieta equilibrada. Para obtener mejores resultados, tu alimentación es la clave. Come de forma balanceada, disminuyendo la cantidad de grasas saturadas y carbohidratos que consumes, aumenta tu consumo de verduras e incluye proteína para hacer crecer tus músculos.
  1. Poco peso, muchas repeticiones. Las pesas o mancuernas son tus aliadas para tonificar tus brazos, pues te ayudan a duplicar el esfuerzo en tus músculos. Sólo recuerda que es mejor hacer muchas repeticiones con poco peso, que hacerlo con mucho peso, sobre todo si eres principiante.
  1. Descansa. Para que tu programa de ejercicios dé frutos, es importante que tengas días de descanso, pues en ese tiempo tus músculos se recuperan.
  1. Entrena lentamente. Practica tu rutina lentamente y enfocándote en el movimiento sin trabajar otros músculos.

Ejercicios ideales para brazos firmes

Alterna los siguientes ejercicios para que logres resultados rápidamente. No te olvides de descansar 30 segundos cada vez que termines una serie.

Bíceps

De pie, toma una mancuerna en cada mano y mirando hacia el frente, empieza a levantar el brazo hasta doblar el codo, y hazlo uno a la vez. Alterna las manos después de que cada movimiento haya terminado.

Tríceps

Colócate boca abajo en una colchoneta, como si fueras a realizar lagartijas, pero en vez de apoyar los pies, apoya las rodillas. Coloca tus brazos a la altura del pecho y, en lugar de poner tus dedos mirando hacia el frente, como en una flexión normal, colócalos girados hacia dentro, de forma que los dedos de ambas manos queden enfrentados entre sí. Ahora baja tu tronco acercando lo más que puedas el pecho al suelo, dobla los codos sin separarlos del cuerpo, para asegurar que se están trabajando los tríceps. Después vuelve a levantar el cuerpo, regresando a la posición inicial.

Hombros

De pie sujeta con tus brazos unas mancuernas. Coloca tus brazos a la altura de tus orejas y luego elévalos por encima de tu cabeza. Bájalos luego de una breve pausa. Ten cuidado de NO mover tu espalda en el intento de ayudar a levantar las mancuernas.

Por Mariana Fonteboa
Fuentes de información:
Mejorconsalud.com
Actitudfem.com
Vitonica.com
Fitworld.mx

 

Socios