Zona DMX Cerrar

Lo que debes saber al practicar spinning

02 / 03 / 18

Si quieres ponerte en forma y divertirte, el spinning es una excelente opción, pues tiene muchos beneficios. Te decimos todo lo que tienes que saber de esta práctica deportiva.

El spinning o ciclismo indoor consiste en pedalear una bicicleta estática con ejercicios supervisados y guiados por un instructor, combinados con cambios de tiempo, ritmo y posición en la bicicleta, todos ellos acompañados con música.

Dependiendo de las rutinas, puedes tonificar piernas y glúteos, fortalecer brazos y espalda y mejorar tu capacidad cardiopulmonar. Además, no daña tus articulaciones por ser un ejercicio de bajo impacto.

Consejos al realizar spinning

  1. Calienta. El calentamiento se compone de una serie de movimientos suaves que debes realizar antes de ejercitarte. Con una rutina simple y bien hecha se previenen esguinces, desgarres y torceduras.
  2. Coloca correctamente el asiento de la bici. Si el asiento está demasiado bajo o adelantado te obliga a una mayor flexión de las piernas. Esta posición puede provocar molestias en la rodilla.
  3. Presta atención al manubrio. Éste no debe estar muy elevado ya que a la larga puede provocar una compresión de las vértebras lumbares, lo que trae dolor y degeneración precoz de los discos.
  4. Fortalece tus glúteos. La forma correcta de ejercitar estos músculos es pedalear de pie, pues este movimiento hace que se contraigan y se estiren y con ello se tonifican y fortalecen.
  5. Ejercítate el tiempo adecuado. Si quieres ver resultados, es necesario que hagas spinning por lo menos 30 minutos, hagas un descanso de 10 a 15 minutos y luego realices otra sesión de media hora. Conforme tu cuerpo adquiere resistencia, podrás aumentar el tiempo de tu entrenamiento.

¡Consigue la postura perfecta!

  • Altura del asiento. Colócate de pie al lado de la bicicleta, de manera que el asiento quede a la altura de tu cadera, esa es la altura perfecta para ti.
  • Ajuste del asiento. Mueve el asiento hacia delante y hacia atrás, para que busques una postura cómoda.
  • El manubrio. Colócalo aproximadamente a la misma altura que el asiento o un poco por encima para evitar molestias en la zona cervical o dorso-lumbar. En un punto en el que los codos no se lleguen a extender, pero que tampoco queden muy cerca del cuerpo.

Por Mariana Fonteboa
Fuentes de información:
Mundofitness.com
Fitworld.mx
Salud180.com
Vitonica.com

 

Socios