Zona DMX Cerrar

El buen hábito de cocinar sano con tus hijos

18 / 01 / 18

Una buena estrategia para que los niños coman mejor y aprendan hábitos saludables de alimentación para toda la vida, es que papás e hijos cocinen juntos. Así que convierte a tu hijo en un MINI CHEF, algo que está de moda y que puedes usar a tu favor.  La clave del éxito es elegir tareas simples que los niños puedan hacer, dependiendo de la edad. Es importante planear juntos el menú, realizar las compras y cocinar en equipo.

Vayan juntos al mercado o al súper y deja que tu hijo elija las verduras y frutas que quiera probar, las que se le antojen o que le llamen la atención por su colorido o forma, esto hará más divertida la sesión de cocina en familia. Otras actividades en las que puede participar son: lavando las frutas y verduras, pelándolas, creando caritas con los ingredientes ya cortados, mezclando ingredientes en un recipiente, poniendo la mesa y por supuesto cocinando, bajo tu supervisión.

Recuerda que es importante el lavado de manos y tener cuidado con la estufa y los cuchillos, para evitar accidentes.

Beneficios de cocinar juntos

Cuando los niños se involucran en la cocina obtienen algunos de los siguientes beneficios:

  • Tienen mayor curiosidad de conocer, preparar y probar los distintos alimentos, lo cual dará variedad a su alimentación.
  • Favorece que consuman alimentos con más gusto, ya que al sentirse involucrados en la preparación de los mismos se sienten más comprometidos a probar nuevos sabores y platillos.
  • Aprenden del ejemplo, viendo cómo los papás cocinan y comen los alimentos con gusto. Recuerda que el ejemplo es fundamental en los niños, por ellos es importante que los padres tengan hábitos saludables, como comer variado y de todos los grupos de alimentos; verduras, frutas, alimentos de origen animal, leguminosas, etc.

Cocinar es una actividad que se puede realizar en familia, compartiendo tiempo de calidad y aprendiendo que la alimentación saludable es parte fundamental de los buenos hábitos para toda la vida.

Toma en cuenta que dichos hábitos no se adquieren de la noche a la mañana; requieren de tiempo, esfuerzo y dedicación para hacerlos parte de la rutina diaria.

 

Con información de Alina García, nutrióloga.

Socios