Zona DMX Cerrar

¿Algunos cuerpos no están hechos para el running?

21 / 02 / 17

Fuente: esiniciativas

Te presentamos el caso de una corredora que en algún momento de su vida creyó no estar hecha para el running por la forma y el comportamiento de su cuerpo. El camino que esta mujer recorrió para poder entender todo sobre sus capacidades físicas, su pasión por el running y la respuesta a la pregunta “¿Algunos cuerpos no están hechos para correr?”

“He creído siempre que la anchura de mi cuerpo latino curvilíneo es la razón por la que siempre las rodillas me matan después de un corto o largo recorrido. Cuando los huesos no se colocan de manera alineada, por lo general hacen que sea difícil soportar el golpeteo del  pavimento una y otra vez. O por lo menos eso es lo que tomé como una buena excusa para colgar los tenis de running después de algunos triatlones y carreras dolorosas de 5 y 10 km hace algunos años.”

En el año 2014, yo ya estaba oficialmente flácida, por lo que decidí por capricho inscribirme a una carrera de medio Maratón, como un motivador para animarme a salir y perder algo de peso. Trabajé en colaboración con un entrenador personal brillante para poder llegar preparada física y mentalmente a la competencia.

Unos días después de que inicié, estaba cantando una canción que ponía mi adrenalina a tope, con la que logré disminuir el dolor de mis rodillas en distintos movimientos. Aún así, mi madre de 74 años de edad se movía más rápido que yo, así que regresó a mi mente la misma conclusión: “No, no estás hecha para ser una corredora”.

Incluso, después de eso, una marca comercial me llamó, preguntando si quería entrenar con ellos para la maratón de Nueva York el próximo mes, rechacé la invitación con un “Por supuesto que no”. A pesar de que la carrera era una de las más prestigiosas, no me sentía en forma, mi ego estaba aplastado.

Tiempo después, visité el centro NY Sportsmed EXOS ‘s para probar su nuevo programa de análisis de todo el cuerpo en 60 minutos llamado “RunLab”. Llegué y le dije a Francis Diano, un fisioterapeuta, entrenador de triatlón y entrenador de corredores, que recientemente había descartado ir a la maratón de Nueva York. Ahí inició todo.

Era evidente que me faltaba flexibilidad y fuerza. Mi equilibrio estaba bien, pero nada de qué jactarse. La mayor preocupación de Diano fue que mis tobillos estaban recibiendo demasiado impacto porque mis otros músculos, al parecer más perezosos, no estaban participando, cuando se suponía que debían hacerlo.

Después de pasar por unos largos estudios con tecnología de punta, estos arrojaron los resultados.

“El funcionamiento de tu cuerpo no es el problema”– dijo tranquilamente Diano. “Sólo tienes que aprender a solucionar algunos problemas y así evitar el desgaste potencial de la cadera, evitar las lesiones de menisco y trastornos de seguimiento de la rótula”.

Me di cuenta entonces que tenía mucho trabajo por delante; según mi puntuación final, alcancé solo 47 puntos de 100. Es decir, yo sabía que no era una corredora fuerte, pero nunca pensé que estuviera por debajo del promedio.

“La razón por la que tu puntuación es tan baja es porque hay cosas estructurales que tenemos que cuidar. Si te centras en volver a los fundamentos de aprender a controlar tu núcleo, limitar la participación de la espalda baja y obtener las caderas estables, se puede aumentar automáticamente la puntuación al menos 20 puntos”– explicó Diano, después de aconsejarme que debería volver en un mes para repetir la prueba.

“¿Estás diciendo que puedo correr una maratón, en algún momento, sin hacerme daño?”– le pregunté un poco escéptica.

“Absolutamente”– dijo tajante Diano. Aunque después hizo hincapié en que si realmente quiero correr la maratón de Nueva York, definitivamente debería comenzar entrenando lento pero constante.

Me recomendó aprender algunos ejercicios en casa para trabajar en mi flexibilidad, fuerza y estabilidad, también dijo que podía complementar con clases de yoga, lo que me podría ayudar a resolver la mayor parte de estas preocupaciones.

Mientras tanto, no le he dado respuesta contraria a esa marca que me invitó, pero con el tiempo, la paciencia, la atención plena, el enfoque en unos cuantos puntos débiles, además de una orientación adecuada, seré capaz de cruzar la línea de meta con una sonrisa en mi cara.

 

Fuente: http://www.shape.com/blogs/working-it-out/are-some-body-types-not-built-run

 

Socios