Perfeccionando la técnica del desplante

13 / 02 / 17

El desplante o estocada es un ejercicio de peso corporal que activa el músculo de las caderas, los glúteos, cuádriceps, isquiotibiales y los músculos de difícil alcance de la cara interna del muslo.

Las estocadas pueden ayudar a desarrollar la fuerza del tren inferior del cuerpo y la resistencia. También son un gran ejercicio para los principiantes ¿Por qué? Debido a que prácticamente los haces diariamente, sin querer, en tus actividades cotidianas.

Ahora, para dominar este movimiento, revisemos el error más común su solución y un ejemplo para aplicar.

El error más común: Inclinar la parte superior del cuerpo

En una estocada es necesario desplazar el peso hacia delante. Pero aquí hay que tener cuidado con la flexión de la cadera y la parte superior del cuerpo, pues si lo inclinas, se ejercerá presión adicional a la rodilla.

La solución

Piensa que tu espalda, específicamente la columna vertebral, es parte vital de este ejercicio, por lo que debe mantenerse firme y recta. Otra de las cosas que te puede ayudar es mantener la vista al frente, obligándote a sostener la postura de la espalda.

Añade peso

Una vez que domines la forma correcta de realizar una estocada, puedes añadir peso para hacerlo más desafiante y gratificante. No debe ser una cantidad enorme de peso, basta con unas botellas de agua o unas mancuernas.

La estocada que te mostraremos a continuación es una de las más sencillas, se llama estocada inversa. La ventaja de ésta es que al dominarla, todas las demás variantes te serán mucho más sencillas.

Practica

Párate con los pies abiertos, hasta la altura de las caderas y da un gran paso hacia atrás. En este ejercicio los glúteos ganan fuerza y firmeza. Dobla la rodilla frente a la parte inferior del cuerpo, hacia atrás, manteniendo en todo momento la parte superior del cuerpo en posición vertical. Vuelve a la posición inicial y repita con el otro costado.

 

Fuente: Web md

socios