Las ventajas de combinar el ejercicio aeróbico con el anaeróbico

13 / 02 / 17

Un problema habitual en el deportistas es no conocer cuál es el ejercicio adecuado para su estilo de vida, condición física y cuerpo, y prueban desde levantar pesas (ejercicio anaeróbico) hasta correr (ejercicio aeróbico), lo cual está bien, pues hablamos de dos ejercicios realmente importantes, sin embargo la combinación de ambos puede marcar la diferencia.

Los ejercicios aeróbicos y anaeróbicos, son dos términos utilizados para referirnos a la manera que tiene el cuerpo de obtener la energía, ya sea con necesidad de oxígeno en el caso de los ejercicios aeróbicos, o sin oxígeno, en el caso de los anaeróbicos.

La actividad aeróbica suele ser de una intensidad media o baja y normalmente de larga duración, por lo que el cuerpo quema grasas para obtener más energía. Los ejercicios anaeróbicos son prácticamente lo contrario, es decir, de alta intensidad y poca duración, y la energía se toma de fuentes inmediatas.

¿Cuándo combinarlos?

Para desarrollar un cuerpo saludable es conveniente realizar un entrenamiento tanto aeróbico como anaeróbico. Sin embargo, hay que tener bien claro qué tipos de ejercicio debemos combinar según nuestras metas.

Como ejemplo, para perder peso, es recomendable realizar primero un ejercicio anaeróbico, si se trata de un entrenamiento de fuerza, y al acabarlo hacer una actividad aeróbica.

Este es un ejemplo que te ayuda a mantener la masa muscular, y promover la utilización de grasas, por haber agotado parte de los depósitos de glucógeno.

En caso de introducir los aeróbicos antes de los anaeróbicos, puede que no haya suficiente energía disponible para los segundos.

En resumen, la combinación es buena principalmente para perder grasa y mantener masa muscular, siempre y cuando se lleve una rutina pensada y un control para que no resulte negativamente.

 

Fuente: Sportadictos

 

socios