¿Debo detener mi entrenamiento normal por un resfriado?

13 / 02 / 17

 

En esta época del año, los resfriados, y bueno, las enfermedades respiratorias en general, golpean con mayor frecuencia. Tu entrenamiento se puede venir abajo rápidamente por una gripe, pues cuando estás enfermo hasta el ejercicio más simple puede convertirse en un verdadero dolor de cabeza.

Si tienes una enfermedad contagiosa, por el bien tuyo y de los demás, es mejor que te quedes en casa. Sin embargo, si ya vas “de salida” con la enfermedad y el médico te ha indicado que no es riesgosa para los que te rodean puedes acudir a realizar tu rutina.

Aquí te compartimos algunos consejos para que tu entrenamiento mientras estás enfermo, sea más llevadero:

Modifica tu entrenamiento

Tómate el tiempo de escuchar a tu cuerpo y de asimilarlo; mientras estés enfermo, no intentes ningún movimiento brusco o pesado para impresionar a la chica que te gusta.

Reduce la velocidad del cardio

Respira con más fuerza mientras estás enfermo, pues en estos casos normalmente los pulmones se inflaman. Respira lento y constante.

Haz menores esfuerzos

Mientras te mantienes enfermo, tu cuerpo puede comenzar a perder masa muscular en tan sólo una semana. Entonces cuando realices tus ejercicios, asegúrate de levantar menos peso o bajar la intensidad de lo que sea que realices. Recuerda que podrás volver a tu rutina normal una vez que te encuentres bien.

Estira más de lo habitual

Cuando estás enfermo, es una gran idea dedicar un poco más de tiempo a tus estiramientos previos y posteriores al ejercicio.

Bebe todo el agua posible

Este puede ser el consejo más importante, debes tomar una gran cantidad de líquidos mientras estés enfermo, si la hidratación es recomendable estando saludable, imagina lo importante que es cuando se está enfermo. Bebe agua simple todo el tiempo, más que cualquier otro líquido.

 

#Viviresincreíble

 

Fuente: Muv fitness clubs

 

socios