Zona DMX Cerrar

Pecados capitales en el entrenamiento

09 / 02 / 17

 

Si a tu parecer, no estás viendo los resultados acordes al esfuerzo que estás realizando en tus entrenamientos, es muy probable que estés cometiendo algún error. Revisa estos “pecados capitales” que se cometen en el ejercicio, pues quizás te sean de ayuda para descubrir qué te estaba faltando o sobrando:

  1. Ir demasiado rápido

Si estás entrenando el mismo grupo muscular a diario, tu cuerpo no tendrá la oportunidad de recuperarse, ralentizando el progreso y dejando un espacio abierto a las lesiones. Si eres un principiante, entrena tu cuerpo por completo, de dos a tres veces por semana. Pero una vez que puedes hacer esto sin dolor alguno, entrena la parte superior del cuerpo un día, la parte baja el segundo día y el tercero tómalo como día libre.

  1. Entrenar sin calentar

El calentamiento lubrica las articulaciones por el adelgazamiento del líquido sinovial, esto dará un mejor rango de movimiento y te colocará en un menor nivel de riesgo de lesiones. Brad Schoenfeld, un entrenador personal, apunta hacia un calentamiento de 5 a 10 minutos de un ejercicio cardiovascular.

  1. No descansar lo suficiente

Cuando duermes, tu cuerpo libera hormonas de crecimiento e impulsa la reparación del trauma causado a los músculos durante el día. Si no duermes lo suficiente, tu cuerpo no entra en el modo de “reparación”. En cada uno de nosotros es diferente, pero en general como mínimo debemos descansar entre 7 y 9 horas.

  1. Comer poco

Muchas personas se dejan morir de hambre con tal de conseguir su cuerpo deseado. El problema es que si no comes lo suficiente durante el día, tu cuerpo, con hambre, ralentiza tu metabolismo, lo que hace aún más difícil perder peso.

  1. Saltarse el calentamiento

A medida que envejecemos nuestros músculos pierden algo de elasticidad, y como resultado, pierden flexibilidad. “Eso puede causar problemas de postura y nos hacen más propensos a sufrir una distensión muscular,”- dice Cedric Bryant, fisiólogo. El estiramiento previo, durante y post entrenamiento es lo ideal para no sufrir ninguna lesión.

  1. No entender a la perfección tus ejercicios

Puede ocurrir que descubres a algún desconocido realizando un ejercicio que nunca has visto, momento en que piensas: “Eso se ve bien. Creo que lo intentaré también.” La falta de comprensión de los ejercicios que estás haciendo es uno de los pecados mortales en el  entrenamiento.

 

Fuente: Bodyforlife

 

Socios