¿Estás saboteando tus entrenamientos de bicicleta?

11 / 01 / 17

 

A veces, no es suficiente con levantarte, subirte a la bicicleta e ir a entrenar (aunque es un buen comienzo), pues si esperas obtener todos los beneficios que el ciclismo te da, debes tener claro que con esto no basta.

Por supuesto que lo que hagas arriba de la bici importa e influye en tu salud, pero si a eso le agregas un buen cuidado físico y mental, esto te ayudará a ser mucho más fuerte en todos los aspectos.

Por otro lado, si descuidas tu cuerpo con una mala alimentación y unos malos hábitos, en los momentos más importantes, se detendrá todo lo bueno que pudiste llegar a conseguir con tus entrenamientos.

Si sientes que estás saboteando tus entrenamientos, te dejamos algunos ejercicios que te ayudarán a mejorar tus hábitos dañinos:

Alimentos y líquidos

Para lograr ejercicio óptimos y mejorar tu salud es esencial llevar una dieta sana y equilibrada, con abundantes frutas, verduras, granos enteros, frijoles y legumbres, frutos secos, semillas, productos lácteos bajos en grasa y fuentes magras de proteínas, con comidas regulares a lo largo de sus horas de reposo.

Esto ayudará a mantener tu cuerpo en buen funcionamiento y te proporcionará mucha energía para las horas intensas de ejercicio. Además, asegúrate de estar siempre bien hidratado, es decir antes durante y después de tu rutina, así como durante el resto del día.

Buena actitud y enfoque

Si no tienes un horario fijo para tus entrenamientos o llegas con una mala actitud, no vas a obtener el rendimiento esperado. Esto no significa que necesites siempre tener una mentalidad de “ir con todo y contra todos” durante cada entrenamiento, pero indica que debes estar con la intención de maximizar cada sesión. Céntrate en afinar diferentes aspectos de lo que estás haciendo. Recuerda que tener la mentalidad correcta es un factor crucial que te ayudará a alcanzar tus metas.

La recuperación

Así como es necesario dormir lo suficiente para que tu mente funcione correctamente, es igual de necesario para el comportamiento y desarrollo físico. Si no descansas lo suficiente, tu coordinación, fuerza y ​​resistencia probablemente sufran.

Mientras duermes, tu cuerpo repara los músculos, tendones y ligamentos que se tensaron durante el ejercicio. No olvides darte el tiempo suficiente para la recuperación entre tus entrenamientos. Por ejemplo, toma paseos ocasionales de recuperación para darle tiempo al cuerpo de recargar sus diferentes vías de energía. Y definitivamente tomar un buen descanso en cama.

 

Fuente: Verywell

 

socios