Zona DMX Cerrar

Esto dirá tu cuerpo cuando hagas ejercicio en 2017

05 / 01 / 17

Todos sabemos que nuestro cuerpo se beneficia al hacer ejercicio, pero luego lo olvidamos o le restamos importancia, por eso es que hemos preparado información para que vuelvas a ser consciente de esto y veas con detalle todo lo bien que va estar tu salud y tu cuerpo, si eres constante en el deporte.

Sudar, exaltarse, sonrojarse, sentir dolor o respirar profundamente son reacciones que todos conocemos y que sabemos son señales de que nuestro cuerpo está trabajando, pero todas estas reacciones tienen mensajes más profundos, según la revisión de pies a cabeza de distintos expertos, entre ellos; neurocientíficos, médicos fisiólogos, médicos del deporte, etcétera.

El dolor quiere decir que los músculos están cambiando. El cuerpo almacena glucosa como fuente de energía necesaria para contraer los músculos y estimular el movimiento. Con el ejercicio, los músculos utilizan estos suministros, exigen más oxígeno y otros componentes que los ayuden a recuperarse, crecer y ser más fuertes. Todo ese proceso se refleja en el dolor muscular, lo cual quiere decir que están cambiando.

Respiración agitada dice que los pulmones se están fortaleciendo. El cuerpo puede necesitar hasta 15 veces más oxígeno cuando se hace ejercicio, por eso respiramos más rápido y con agitación. Esta rutina exigirá a los músculos que rodean a los pulmones a que aumenten su capacidad máxima y por tanto hacer al deportista más apto y capaz.

La agitación dice que el corazón se está haciendo más fuerte. Al hacer ejercicio, la frecuencia cardíaca sube para aumentar la circulación de oxígeno en la sangre. Cuanto más se ejercita, más eficiente se vuelve el corazón en este proceso, por lo que puede trabajar más y más. El ejercicio también estimula el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos, haciendo que la presión sanguínea disminuya en las personas que están en forma.

La exaltación dice que tu cerebro te está rejuveneciendo. El aumento del flujo sanguíneo hace funcionar, activa o desactiva ciertos genes que mejoran la función de las células y lo protegen de enfermedades como el Alzheimer, el Parkinson o incluso el accidente cerebrovascular, y evitan el declive relacionado con la edad. El ejercicio también desencadena una oleada de mensajeros químicos: endorfinas, dopamina y serotonina, los que son neurotransmisores bien conocidos por su papel positivo en el estado de ánimo, la vitalidad y la lucidez.

La sudoración dice que la piel se está purificando. A medida que aumenta el ritmo de ejercicio, el cuerpo produce calor y para enfriarse, los vasos sanguíneos de la piel se dilatan, aumentando el flujo de sangre a la piel y las glándulas sudoríparas y ecrinas se ponen a trabajar, liberando una mezcla de agua y sal en pequeñas cantidades por lo poros, limpiando no sólo la superficie del cuerpo sino a otras zonas.

Pon a trabajar a tu cuerpo y deja que éste hable bien de ti.

 

Fuente: Huffingtonpost

 

Socios