5 tips para construir hábitos deportivos duraderos

03 / 01 / 17

Deberíamos iniciar recordando que programarse para conseguir logros específicos en el deporte es una buena idea pero esta acción siempre tiene un efecto a corto plazo, porque así como se gana, con esa ligereza, muchas veces se pierde lo logrado.

En cambio, mentalizarse para experimentar un estilo de vida determinado, nos lleva a ejecutar una serie de acciones que se integran de forma permanente en todo aspecto de nuestra vida cotidiana; eso que llamamos hábitos. Aristóteles decía que “Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia, entonces, no es un acto, sino un hábito.”

Ahora bien, no se trata de decir que dejemos de ejecutar actos a corto plazo y pensemos a largo plazo, sino que más bien la propuesta es no pensar en un objetivo particular sino en uno general, de esta forma, todas las acciones que hagas, en cualquier ámbito deberían ir hacia allá.

Analicémos este escenario hipotético: Quiero llevar una vida saludable; por lo tanto integro, en mi día a día, el momento de ejercicio diario, alimentación saludable, horas de sueño, más agua, menos televisión, etc. No es un objetivo particular sino un deseo general, que va contigo, que es posible para ti, que te mereces, que puedes alcanzar.

Perfecto, ¿y por dónde empiezo? Acá te dejamos 5 maneras que la ciencia ha identificado para construir hábitos de forma permanente.

Piensa en un gran objetivo, haz pequeñas acciones

En un estudio sobre la motivación, los investigadores encontraron que el pensamiento abstracto era un método eficaz para desarrollar la disciplina. En el sentido más básico, “soñar en grande”.

Para evitar la pesadez de ejecutar disciplinadamente algo, el consejo es mantener el gran objetivo pero iniciar con pequeñas acciones. Quizá una persona con un cuerpo espectacular, le dedica 3 horas diarias al ejercicio y aunque nosotros quisiéramos llegar a estar así, no deberemos pensar en las 3 horas sino en 10 minutos diarios. Es más fácil comprometerse a hacer 10 minutos y poco a poco asumir que podemos, queremos y debemos hacer más. Las pequeñas acciones hacen cada día más accesible, y las metas se pueden crecer conforme estemos más acostumbrados a la rutina diaria.

Crea cadenas de comportamiento

Éste es un gran consejo, pues por un lado, éste trata de ver los hábitos como una cadena de acciones y no trata de ir en contra de lo que eres actualmente, sino integrarse armónicamente. Entonces, en lugar de decir “voy a hacer la rutina completa de mi modelo a seguir”, se trata de plantear pequeñas acciones y unirlas como eslabones de una cadena: “hoy voy a calentar y luego voy a correr y luego voy a hacer abdominales y decidiré ahí qué más hacer.” Y no se trata de ir contra de tu vida, como la tienes ahora, se trata de armonizarla: “hoy voy a comer lo que me gusta pero voy a sustituir el refresco por agua simple, voy a comer carne pero añadiré ensalada”, etc.

Elimina exceso de opciones

Este consejo le da gran importancia a la rutina, según han descubierto algunos investigaciones sobre “autocontrol”. Tomemos como ejemplo, la decisión del presidente Barack Obama sobre no usar nada más que trajes azules y grises. En pocas palabras, el consejo es tomar menos decisiones.

Para generar el hábito del ejercicio, vale la pena, hacer siempre 10 minutos con los mismos ejercicios y no buscar opciones, con el fin de no entrar en conflicto. Una vez que domines esos 10 minutos, pues será más fácil que integres otro ejercicio. Y sobre alimentación, no importa si por varios días comes exactamente lo mismo, suena aburrido pero así evitarás salir de lo saludable.

Visualiza fantasías útiles

Este consejo apela a fantasear con el esfuerzo en sí y no con el resultado, pues según un estudio de UCLA (Universidad de Los Ángeles, California), el error está en lo que visualizamos.  Si cada uno se pregunta sobre los motivos por los que está haciendo ejercicio, muy seguramente la respuesta irá en función de ser admirado por tener un cuerpo ideal, y muy pocos estarán pensando en que la razón sea simplemente estar haciendo ejercicio o superando sus propias capacidades en la ejecución del mismo. Para los que fantasean con el resultado, es más fácil que pierdan la motivación, pues llegar al resultado ideal, a veces es más difícil.

Visualizarse estando en el esfuerzo y no en el resultado es más útil por dos razones: a) visualizar el proceso ayuda a concentrar la atención en los pasos necesarios para alcanzar la meta. b) visualizar el esfuerzo y no el resultado lleva a reducir la ansiedad.

Evita el fenómeno “ahora sí, mañana”

Perder un hábito nuevo es muy fácil. No se lo dejes todo a “la fuerza de voluntad”, esto no es algo del inconsciente ni de la suerte ni de nada esotérico, todo es cuestión de organización.

Si ya sabes que levantarte por la mañana te cuesta trabajo, cambia la hora de ejercicio por la noche. Si ya sabes que por la mañana te cuesta trabajo organizar la maleta de deporte, déjala lista la noche anterior. Es decir, evita llegar al momento en el que abandonas la rutina y te prometes reiniciar mañana.

 

socios