El daño que las dietas extremas hacen a tu cuerpo

26 / 12 / 16

Eso que los que pretenden perder peso llaman “dieta”, el cuerpo por su parte lo llama “estado de crisis”. Aquél que está desesperado por perder mucho peso de forma rápida suele buscar una dieta extrema y, por tanto, somete a su cuerpo a una falta de nutrientes tanto en número como en variedad. Una dieta extrema, recomendada por el vecino o la amiga, suele traer más consecuencias de las que quisiéramos ver, y para quitar esa venda de los ojos, queremos contarte sobre dos fenómenos muy negativos que le puedes a tu cuerpo, ambos contrarios a la intención lógica de la dieta extrema.
1. Ralentiza el metabolismo. En este tipo de dietas extremas, el cuerpo empieza a gastar sus reservas (grasa acumulada), por lo que tú puedes llegar a creer que la dieta mágica funciona; sin embargo, muy pronto tu cuerpo se adapta y empieza el efecto contrario; al detectar esa crisis, guarda reservas y empieza a bajar su velocidad (metabolismo) para no gastar dichas reservas, pues recordemos que el cuerpo está hecho para sobrevivir.
2. Siempre a dieta, nunca delgado. ¿Has notado que algunas personas viven a dieta pero realmente nunca están precisamente delgadas? Esto es debido a que han llegado a un caso extremo sobre el fenómeno anterior. El cuerpo se vuelve resistente a las dietas ralentizando el metabolismo, esto es, no gasta energía y almacena cada alimento, creyendo que es el último que va a recibir.
Claro que no todos los casos son iguales, pero muchas de esas personas alentaron su metabolismo por hacer dietas extremas, por cuidarse extremadamente en temporadas, y se descuidaron por completo, por lo que el cuerpo se va haciendo resistente a perder peso, y en cambio, intenta acumular todo alimento que tú le des porque detecta muchos estados de crisis constantemente.

socios