Niños sobre ruedas

10 / 10 / 16

No es raro que siendo el patinaje uno de los deportes más completos, sea también uno de los más recomendados para niños y jóvenes. Muy seguramente a los niños no les interesa saber si los beneficia en tal o cual área, para ellos, el patinaje es sinónimo de diversión y libertad, el ideal del ejercicio, pues se practica sin un prejuicio, sin exigirle nada a la actividad sino simplemente disfrutarla. Pero para los adultos, es importante saber que el patinaje es más que una actividad recreativa, pues es un deporte que que trae varios beneficios.

Si tu hijo se encuentra en esa etapa de indecisión sobre qué deporte elegir, y el patinaje se encuentra entre sus opciones, esta información que comparte el sitio de “Guía infantil” puede ayudarte a tener una mejor visión de este deporte.

Cómo empezar a patinar

Si a tu hijo le gusta subirse en los patines y deslizarse por el pavimento, puedes apuntarle a clases de patinaje para que tenga más seguridad y domine mejor su equilibrio. El objetivo de las clases de patinaje, aparte de estar basadas en ejercicios y juegos para conseguir enseñar y entretener a los niños, es que los pequeños aprendan habilidades básicas del desplazamiento y vayan adquiriendo equilibrio y destreza para cambiar de dirección, patinar con obstáculos, participar en carreras y aprender algunas posturas básicas del patinaje artístico. Por lo general, los niños pueden empezar a patinar desde los 4 años. Los grupos o categorías suelen ser niños de 4 a 6 años, de 7 a 12 y a partir de los 12 años.

Beneficios del patinaje para los niños

El patinaje es una experiencia saludable y amena pero, más allá de eso, una de las enseñanzas más importantes es aprender a caer para evitar lesiones graves. Entre los beneficios que proporciona el patinaje podemos resaltar:

– Activa la circulación sanguínea.

– Potencia y fortalece a los músculos de las piernas.

– Permite adquirir gran equilibrio.

– Desarrolla la concentración y el control del aprendizaje.

– Quema calorías.

– Mejora la resistencia física.

– Fortalece el pulmón y el corazón.

Fuente: Guía infantil

socios