Zona DMX Cerrar

Educar al cuerpo a aclimatarse

06 / 10 / 16

 

El cuerpo humano está diseñado para adaptarse a cualquier circunstancia climática o atmosférica, e inclusive a distintos tipos alimentos. La mente juega un papel importante en este proceso pues una vez que ella se pone en disposición de adaptación, el cuerpo hace todo la gestión necesaria para adecuarse a la nueva circunstancia. Sin embargo, como en todo proceso de adaptación existen distintas reacciones que podrían ser negativas o problemáticas, hasta entender la nueva circunstancia, por ello es conveniente que la aclimatación sea sistemática y paulatina.

Esta reflexión viene a cuento porque cuando se trata de resistencia en el deporte, el cuerpo debe llevar un entrenamiento progresivo para ampliar su espectro de aguante. En ese sentido, aprender a manejar el calor elevado o excesivo es muy importante pues nos ayudará a no abandonar el ejercicio o bajar nuestro rendimiento en temporadas de calor, tanto en áreas abiertas como áreas cerradas.

En el extracto que te compartimos del artículo de “Men’s Health” damos a conocer los puntos clave sobre la termorregulación adecuada de nuestro cuerpo para no sufrir el impacto negativo de las altas temperaturas.

Duración. Se necesita una media de tres semanas de aclimatación para conseguir las adaptaciones deseadas. La mayoría de ellas se producen durante la primera semana. Esto demuestra cómo el organismo dispone de una gran capacidad de adaptación donde en una sola semana de exposición ya consigue hacer la mayor parte del trabajo.

Respecto a la capacidad individual de adaptación, parece ser que conforme aumenta el estado de forma del deportista también lo hace su capacidad de adaptación a las altas temperaturas. De esta manera un deportista entrenado consigue las adaptaciones necesarias en la mitad de tiempo que los no entrenados.

Entrenamiento. Hace ya varias décadas que se demostró que la realización de entrenamientos de 100 minutos de duración a altas temperaturas era suficiente para conseguir las citadas adaptaciones. Más tarde se observó que el trabajo diario de resistencia a intensidad moderada y constante hasta la fatiga durante 9-12 días consecutivos mejoraba la capacidad de ejercicio de 48 a 80 minutos.

Por último, es importante resaltar que la adaptación al entorno debe ser progresiva. Al inicio la capacidad del organismo es menor de manera que también así debe ser el estímulo. Conforme mejora nuestra aclimatación el estímulo debe ir creciendo para seguir suponiendo un desafío al que el organismo debe adaptarse. No incrementar el estímulo provocaría un estancamiento en la aclimatación.

 

#Viviresincreíble


Fuente: Mens Health

 

Socios