Zona DMX Cerrar

Rollerski, un deporte de nieve sin nieve

05 / 10 / 16

El rollerski es una variante del esquí sobre hielo, creado principalmente para que los atletas de esquí de fondo, pudieran entrenar también durante las épocas de calor, o incluso en países donde no cae nieve.

Para conocer más de este peculiar deporte y te animes a practicarlo, te mostramos un extracto de la información que comparte el sitio “Entrenamiento”.

Con el rollerski se pueden desarrollar bien las habilidades de un esquiador: fuerza, velocidad, resistencia y técnica. Es comprensible que se necesite práctica para lograr un alto nivel de habilidad y hay pasos que los principiantes deben seguir cuando comienzan para garantizar su seguridad y un éxito a largo plazo con esta actividad. Es un deporte que cada vez tiene más adeptos y que se está consolidando como una alternativa para hacer deportes de invierno, en cualquier estación del año.


No podemos afirmar cuál es la edad recomendada para la introducción de jóvenes esquiadores o aficionados al mundo del rollerski, pero sí que podemos afirmar que en etapas de iniciación/formación la seguridad es el aspecto principal. Junto con el uso obligatorio del casco y chaleco reflejante, el esquiador principiante puede que también quiera utilizar coderas y rodilleras.

Se debe empezar con ejercicios que el esquiador pueda manejar y controlar aplicando las técnicas que emplea con sus esquís en invierno. Los recorridos de agilidad simples se pueden configurar para ayudar al esquiador a desarrollar habilidades que les proporcionará una sensación general de control (girar, detenerse, cambio de dirección, cambio de terreno, etc). También se debe empezar a practicar los ejercicios con y sin bastones.

El siguiente paso es trabajar el equilibrio, el ritmo y la coordinación, habilidades que proporcionan la base para una buena técnica.

Las metas en este nivel

  1. Realizar el movimiento de doble bastón (técnica clásica) con sus caderas hacia delante y logrando apoyarse sobre la punta de los rollerskis.
  2. Controlar su velocidad en diferentes relieves.
  3. Poder salirse de la superficie de la carretera, avenida o calle y volver a ella.
  4. Poder esquiar cómodamente bajando pendientes moderadas.
  5. Poder cargar todo su peso sobre un solo rollerski.

Estas recomendaciones son importantes para que el esquiador pueda alcanzar un nivel de confianza óptimo, de inicio.

 

 

Fuente: Entrenamiento

Socios