Zona DMX Cerrar

5 reglas para programar un plan de entrenamiento

12 / 09 / 16

Uno de los puntos más importantes a tomar en cuenta dentro de una rutina de entrenamiento, sin duda, es el orden en que llevamos a cabo nuestros ejercicios, y donde también recae el posible éxito o fracaso de que la actividad se vea reflejada para bien en nuestra salud e imagen.

Inexplicablemente, al diseñar una rutina de entrenamiento dejamos en segundo plano este tema. Para eso te compartimos esta información de “Men’s Health” donde el experto Guillermo Alvarado nos cuenta más sobre la importancia de dar un orden a nuestra actividad física.

1. Los ejercicios realizados a alta velocidad van al principio. Dentro de esta categoría incluiríamos ejercicios como saltos, squat jumps, split jerks. Para que esto sea así con un ciclo estiramiento-acortamiento decente, necesitamos que nuestro sistema nervioso esté fresco y es por ello por lo que deberemos ponerlo al principio del entrenamiento.

2. Los ejercicios complejos con un alto protagonismo del sistema nervioso siempre van primero. Lo mismo ocurre con los ejercicios complejos técnicamente y que requieren de un alto nivel de concentración. Un ejemplo claro serían los movimientos olímpicos como snatch o clean and jerk, y todas sus variaciones.

3. En la mayoría de casos deberemos trabajar antes los ejercicios que impliquen músculos más grandes y potentes. Cuando realizas un ejercicio que implica una gran cantidad de músculos siempre vas a rendir al ritmo del más débil. Esto es como si sales a correr con un grupo de amigos y quieren ir todos juntos. Evidentemente tendrías que ir al ritmo del más débil.

4. También depende de la necesidad específica de priorizar unos movimientos concretos. Debido a que los primeros movimientos serán los que reciban la mayor cantidad de estímulo al trabajarse sin apenas fatiga acumulada por el propio entrenamiento, es posible que nos interese, alterar este orden para dar prioridad a ejercicios que a priori deberían trabajarse al final.

5. Ordenar para maximizar la estabilidad articular y prevenir lesiones. En caso de querer trabajar movimientos donde se desafíe la estabilidad de las articulaciones con cambios de ritmo, aceleración, deceleración, o cambios de dirección con deceleración y aceleración (cutting) no podremos hacerlo con la musculatura estabilizadora de cadera y rodilla débil puesto que estaríamos aumentando el riesgo de lesión. En ese sentido, no podremos nunca trabajar ejercicios de fuerza, máxime si se hace con un mínimo componente de inestabilidad.

 


Fuente: Mens Health

Socios