Zona DMX Cerrar

Running para niños

09 / 09 / 16

 

Ahora que entendemos de mejor forma las etapas en las que es correcto que un niño dé sus primeros pasos en el ejercicio. Es necesario conocer algunos tips interesantes para evitar lesiones en los pequeños y que permita también que su desempeño y su desarrollo crezcan de la mejor forma.

En esta nota, “Sportlife” nos enseña un poco de cómo llevar la rutina de running en los niños sin riesgo alguno.

Calentar y estirar

Lo conveniente será hacer un breve calentamiento de carrera continua suave, con 5 minutos será suficiente. Y luego para estirar, será preciso hacerlo de forma equilibrada abarcando gemelos, cuadriceps, isquiotibiales y glúteos. No hay que abusar, pues estirar en exceso puede llegar a quitar fuerza.

Eso sí, más importante a esta edad que los estiramientos es la higiene postural, comenzando porque se siente correctamente en la silla y siguiendo porque no lleve una mochila al colegio que pesa 15 kilos. Y si es así, que la lleve con ruedas aunque no esté de moda.

¿Los tenis tienen que ser de running?

Es conveniente, al fin y al cabo sus articulaciones reciben impactos igual que las de los adultos.  El running conseguirá que los huesos de los niños se hagan más fuertes hasta la adolescencia, pero en ese proceso de construcción y formación de los huesos y articulaciones también cobrará importancia que los tenis que lleven sean acordes a su pisada para que todo se desarrolle bien y a largo plazo haya menos problemas que puedan venir por desalineamientos de la espalda o dismetrías.

Evitarles lesiones dentro de 20 años

Los tenis son muy importantes, pero darles varias pautas de cómo se debe correr, a nivel de técnica de carrera, será también importante para que corran bien, con equilibrio y biomecánicamente de forma correcta.  Así se reparten homogéneamente los impactos de las pisadas por todas las articulaciones y además correrán con mucho estilo.

Los ejercicios más básicos a realizar serían correr subiendo los talones por detrás hasta los glúteos, y el skipping, subiendo rodillas.  Los saltos a pies juntos también serán muy buenos ejercicios para entrenar la técnica de carrera, la fuerza y la coordinación.

¿Y qué debe comer mi pequeño corredor?

De todo, pero hay una ley importante: nunca intentes que tu hijo coma lo que tú no comes. Así que aunque no te guste debes dar ejemplo con el pescado, con la verdura o los garbanzos. No hay que obsesionarse con la comida sana. El niño está comiendo y lo quema todo; eso sí, si el niño es sedentario, todo va mal. Y es que hasta los carbohidratos se convierten en grasa si no los quemas.

 

 

Fuente: Sportlife

Socios