Zona DMX Cerrar

Mejora tu respiración para mejorar tu resistencia

08 / 09 / 16

Fuente: Sportlife

La respiración es una actividad crucial en el ejercicio, ya que mediante el aire que ingresamos al organismo, todos los músculos consiguen oxigenarse y logran cumplir correctamente con sus funciones.

Respirar de manera correcta no sólo implica llevar aire al cuerpo, sino que provee de oxígeno a los órganos que nos permiten mejorar nuestro rendimiento. Aún así, no todos los atletas ponen especial atención en este punto.

Por tales motivos, les presentamos un información trascendental que tomamos de  “Sportlife” para no descuidar jamás la respiración, y así conseguir mejoras en tu rendimiento.

Muchos deportistas invierten infinidad de horas en incrementar su motor cardiovascular y fortalecer los principales músculos movilizadores del cuerpo. Sin embargo, otros músculos encargados de movilizar la principal “bomba ventilatoria” pueden permanecen años sin entrenar, nos referimos a la musculatura respiratoria.

La fatiga de los músculos respiratorios durante el esfuerzo

La respiración moviliza a más de 20 músculos, lo que supone un alto coste energético para el organismo. La fatiga de los músculos respiratorios conlleva una limitación, sobre todo en actividades que demandan una  gran resistencia aeróbica. La gran deuda de oxígeno que se produce con el ejercicio físico prolongado afecta a los grandes grupos musculares, al igual que a los músculos de la respiración, los cuales triplican su esfuerzo al aumentar la frecuencia ventilatoria. Como se ha señalado, la fatiga durante los deportes de resistencia ha sido contrastada por diversos estudios científicos. Uno de ellos mostró cómo la alta demanda respiratoria durante el ejercicio disminuye el flujo de sangre en las piernas aumentando la fatiga. Por lo tanto, al incrementar la resistencia de la musculatura respiratoria, se reducirá la demanda de oxígeno y también la fatiga para un mismo esfuerzo.

Limitación en la mecánica pulmonar

Otro punto clave es la propia limitación mecánica que se produce durante la fatiga. Las ganancias en la movilidad de la caja torácica se traducirán en una mayor capacidad respiratoria.

En definitiva, el entrenamiento muscular respiratorio te proporcionará grandes beneficios como son: la disminución de la frecuencia cardíaca en esfuerzo, la reducción del máximo esfuerzo respiratorio para cada respiración, la respiración más profunda y una mayor recuperación postesfuerzo.

 

Fuente: Sportlife

Socios