Zona DMX Cerrar

Deportistas embarazadas. Consejos de running

07 / 09 / 16

Pensando en temas de prevención, nos planteamos la cuestión del ejercicio durante el embarazo y si practicarlo era perjudicial o beneficioso para la salud. Buscamos información al respecto y seleccionamos dos referencias informativas: “Salud 180” y “Sportlife”. Creemos que los datos encontrados van a ser muy valiosos.

Una investigación del Hospital de la Universidad de Liverpool en Inglaterra mostró que el ejercicio gradual durante el embarazo tiene un efecto muy favorable sobre el flujo sanguíneo del feto. Específicamente practicar el running, como ejercicio básico, puede ayudar a aceptar los cambios físicos que se van experimentando y a sobrellevar las molestias de mejor forma.

Ha habido casos de atletas de élite que no sólo han competido estando embarazadas sino que han llegado a ganar medallas en Juegos Olímpicos. Como ejemplo, se cita a la maratonista norteamericana Karen Cosgrove, quien completó una maratón en 2 horas 46 minutos en su primer mes de embarazo; incluso, mantuvo una carga de entrenamiento de 100-130 kilómetros por semana hasta el noveno mes. Un día antes de dar a luz, Cosgrove realizó 60 minutos de ejercicio en bicicleta estática un día antes de dar a luz a su bebé de 3 kilos 350 gramos, lo que seguramente ayudó para que naciera sin complicaciones.

Dicho lo anterior, creemos que nada indica que se deba dejar de correr durante el embarazo, sin embargo no todos los casos son iguales, por lo que cada mujer debe estar atenta a los mensajes que le dicta su cuerpo, su ánimo y energía. Acá, algunos consejos que seguir.

Entrena con pulsómetro. Los especialistas recomiendan no superar las 140 pulsaciones durante la carrera. Sin embargo, para las mujeres deportistas habituadas a correr se puede llegar a pulsaciones mayores -siempre y cuando no llegues a tu umbral máximo aeróbico-, que depende de tu constitución física y entrenamiento.

Habla mientras corres. Si quieres entrenar sin riesgos durante el embarazo, mantén un ritmo que te permita hablar durante la carrera. Si puedes mantener una conversación, te aseguras que llega suficiente oxígeno a tu placenta para alimentar a tu pequeño.

Escucha a tu cuerpo. Unos días tendrás energía extra y podrás entrenar sin problemas, mientras otros no podrás hacerlo por el cansancio y fatiga.

No te acalores. El calentamiento excesivo puede provocar una hipertermia fetal, muy perjudicial para el bebé. Evita entrenar a las horas más calurosas y lleva ropa holgada para no sudar en exceso.

Bebe agua antes y después. Por la hipertermia y porque necesitas mantener un buen nivel de hidratación durante el ejercicio.

 

#Viviresincreíble

 

Fuente: Sportlife y Salud180

 

Socios