Zona DMX Cerrar

La mujer y el deporte durante el ciclo menstrual

05 / 09 / 16

Vale la pena insistir en que el descanso y los recesos en el ejercicio son también parte de todo programa de entrenamiento. Los períodos de receso son necesarios para sanar, recuperarse o estar preparado para una etapa que exija más de nosotros.

En ese sentido, nos preguntamos sobre los recesos durante el ciclo menstrual en las mujeres. Claramente, no hay una razón general para sugerir suspensión de actividad física, pero buscamos información al respecto para abrir el panorama, y estos son los consejos de un sitio especializado en ejercicio.

El deporte en la fase postmenstrual. En la primera mitad del ciclo menstrual se caracteriza por un aumento de los estrógenos, ya que es el momento en el que un óvulo empieza a madurar en los ovarios y el útero crece. En esta época es cuando la mujer tiene más fuerza y resistencia a la hora de realizar un entrenamiento intenso. Por ello, éste es el mejor momento para buscar resultados.

El deporte en la fase ovulatoria: La segunda fase es conocida como ovulatoria y tiene lugar a la mitad del ciclo; el momento en el que el óvulo abandona el ovario. La temperatura corporal puede disminuir medio grado, para luego aumentar rápidamente. En esta fase, al igual que la anterior, el cuerpo de la mujer está en su mejor momento para el desempeño deportivo; la fuerza es elevada y la carga hormonal permitirá un mejor desarrollo de la actividad y un óptimo rendimiento.

El deporte en la fase premenstrual: En la tercera fase el óvulo se desplaza al útero y se produce un aumento de la progesterona. Se producen cambios como el aumento de la masa corporal por la retención de líquidos, aumenta la respiración por minuto, disminuye el tiempo de vida de glóbulos rojos y aumenta la producción de prostaglandinas (moléculas de origen graso que propician la inflamación de zonas del cuerpo como el vientre), por lo tanto con estos procesos el cuerpo de la mujer no responderá de la mejor forma.

El deporte en la fase menstrual: Este proceso hace disminuir los niveles de estrógenos y progesterona. El cuerpo se deshincha, perdiendo los líquidos acumulados. En este periodo, debido a las pérdidas de sangre se pierde hemoglobina, lo cual produce una menor recepción de oxígeno en los músculos. Por lo tanto provoca que no sea adecuado la realización de actividades deportivas que requieran una mayor demanda de oxígeno.

Como conclusión queremos destacar que este proceso es general y común a todas las mujeres, aunque cada una es diferente y cada cuerpo reacciona distinto. Por ello es necesario saber escuchar al organismo en cada momento.

 

#Viviresincreíble

 

Fuente: Vitónica

 

Socios