Zona DMX Cerrar

4 consideraciones antes de subirnos a la bicicleta

05 / 09 / 16

Los divertidos paseos en bicicleta son cada vez más comunes y, por fortuna, en la Ciudad de México se ha puesto especial atención en la seguridad de las calles para los mismos, asimismo se han creado espacios para que niños y adultos ciclistas puedan acudir a disfrutar de un buen paseo en dos ruedas.

Ante este apogeo del ciclismo es importante recordar que como toda actividad física, la bicicleta también tiene su “chiste”. No tomar precauciones se pueden sufrir molestias en zonas muy específicas, como rodillas y cadera; incluso se podrían llegar a convertir en graves lesiones.

Según información tomada del blog de “Vitónica”, estas molestias en muchos ciclistas se transforman en problemas lumbares y cervicales, por supuesto, a causa de un mal uso de la bicicleta. Toma en cuenta las siguientes 4 consideraciones para evitar en gran medida que sufras posibles lesiones.

1. Comprar la bicicleta apta para el cuerpo. Como primera norma es necesario que ajustemos a la perfección los componentes de la bicicleta a nuestra altura. Es cierto que esto debe empezar por la compra de la bicicleta, pues existen modelos mucho más altos y otros más bajos, adaptados a las diferentes estaturas. Para ello probaremos la bicicleta antes de montarnos sobre ella y daremos un pequeño paseo con ella para testar su comodidad y adaptabilidad a nosotros.

2. Ajustar correctamente la altura del asiento. Lo que debemos tener en cuenta es la colocación del cuerpo mientras estamos pedaleando, no la altura del asiento cuando estamos parados. La manera de saber si el asiento está correctamente colocado será que la pierna no se estire del todo al realizar la pedaleada. La rodilla debe moverse con facilidad, pero nunca tenemos que forzarla.

3. Colocación adecuada del manubrio.
El manubrio es otro punto que debemos tener muy controlado antes de subirnos a la bicicleta. La manera de ajustarlo será la siguiente: para empezar, debemos tratar que la espalda esté recta si mantenemos los brazos estirados. Es decir, el trasero debe permanecer apoyado en el asiento, las piernas como hemos comentado anteriormente, y los brazos estirados.

4. Estiramientos y calentamiento previos. Una vez colocada la bicicleta y regulada para nuestra altura, lo que haremos será preparar nuestro cuerpo. Para ello recomendamos estirar las piernas a la perfección. Después del estiramiento de piernas debemos hacer lo mismo con la parte superior del cuerpo, sobre todo la parte del cuello y los brazos. Para comenzar lo haremos a modo de calentamiento con una ligera vuelta en bici a pedalada suave a lo largo de un terreno suave.

#Viviresincreíble

 

Fuente: Vitónica

Socios