Zona DMX Cerrar

Ejercicios para la relajación y flexibilización de espalda

02 / 09 / 16

Todos hemos padecido algún tipo de dolor de espalda, sobre todo como novatada al iniciar algún tipo de ejercicio, pretendiendo hacer más de lo que nuestras capacidades nos permiten.  Pero este mal no sólo es consecuencia de hacer mal un ejercicio, otros motivos son malos hábitos tan comunes como caminar, sentarnos o dormir en mala posición.

Y para mayor sorpresa, el no hacer nada es otra causante de este tipo de dolores. La mayor parte de la población sedentaria sufre alguna vez estas molestias y muchas personas las padecen casi a diario, de forma crónica. Como regla general el mejor remedio para aliviar los dolores de espalda es practicar ciertos ejercicios de movimientos suaves que ayuden a sentirnos mejor.

Distintos especialistas recomiendan como solución a esta sintomatología hacer ejercicios de estiramiento y fortalecimiento que alivian y refuerzan la espaldas. Son ejercicios muy sencillos que podemos hacer en nuestra casa y en los que no emplearemos más de quince minutos diarios. Lo recomendado es hacer una serie por la mañana y otra por la noche.

Hemos seleccionado algunos de estos estiramientos para que puedas hacer una pequeña terapia desde casa. Cada uno de ellos con un vídeo para que te guíes. Saca provecho de ellos y vive sin dolores de espalda.

Tumbado boca arriba. Con los pies apoyados en el suelo y las rodillas flexionadas, junta ambas piernas, de manera que sean un solo bloque. Manteniendo siempre los hombros apoyados en el suelo durante todo el ejercicio, gira la cadera para tocar con las dos rodillas a un lado y a otro de tú cuerpo. Repite el ejercicio 5 veces para cada lado.

 

 

 

Pie al pecho. Tumbado boca abajo con los pies apoyados en el suelo y las rodillas dobladas, lleva una rodilla al pecho ayudándote de las manos. Mantén la posición durante 15 a 30 segundos y cambia de pierna. Repite el ejercicio unas 10 veces con cada pierna.

Pie al pecho. Es un ejercicio muy similar al anterior, con la única diferencia que en lugar de alternar las piernas, las juntamos y tratamos de acercar al pecho a la vez.

De rodillas y apoyando las manos en el suelo, como si estuvieras a cuatro patas, empuja tus lumbares y abdomen al suelo, mientras levantas cabeza y hombros. Después realiza el movimiento contrario, eleva tu abdomen y lumbares como queriendo tocar el techo. Repite el ejercicio al menos 8 veces.

 

 

 

 

Sentado en el suelo. con una pierna estirada cruza la otra pierna por encima de la rodilla para posar el pie de la pierna cruzada en el suelo. Sujeta la rodilla de la pierna cruzada con el codo del brazo contrario y tira de aquella hacia atrás. Aguanta la posición al menos 10 segundos y repite con la pierna contraria. Haz el ejercicio al menos tres veces con cada pierna.

 

Socios