Zona DMX Cerrar

8 consejos para entrenar después de los 40

15 / 08 / 16

Fuente: Sportlife

¿Quién dijo que la edad es un impedimento para hacer ejercicio? Creemos imposible que alguien se atreva a decir tal cosa pues el ejercicio revitaliza, sana, mantiene y rejuvenece.

Si estás en tus 40, 50 o 60, toma en cuenta los siguientes consejos para sacar el mayor provecho del ejercicio, mejorar tu entrenamiento o ubicarte en lo que más te convenga, poniendo en consideración tu capacidad, tu estado físico y de salud.

  1. Principio de sobrecarga. Un programa de entrenamiento debe provocar estímulos suficientemente intensos para provocar adaptaciones en nuestro organismo, superando la carga de trabajo que suponen las tareas de nuestro día a día.
  2. Progresión. Para evitar estancamientos, se aumenta el tiempo de entrenamiento o su intensidad. Después de los 40, se puede aumentar el estímulo, regresando a la misma intensidad de décadas anteriores, puesto que el reto ahora será mayor.
  3. Funcionalidad. Las tareas que realizamos deben servir para mejorar nuestra calidad de vida. Si ya tienes 50 o 60, los ejercicios deben ser adaptados a la exigencia de la intensidad de tus actividades diarias.
  4. Duración de los ejercicios. Si ya superas los 50, enfócate a fuerza-resistencia. Como norma general, debes realizar unas 15-20 repeticiones de cada ejercicio, en 3-4 series, con una resistencia en aumento progresivo, en función de tu estado de forma.  
  1. Duración de la sesión. Idealmente, el modelo dice que menos 60 minutos. Si superas los 50 y no estás acostumbrado a entrenar duro, llega a los 30 minutos y ve aumentando paulatinamente, hasta llegar a lo que te parezca ideal, sin perder de vista que tiene que ser un reto, si no, es pérdida de tiempo.
  2. Días entreno. Si comienzas en esto del deporte con 50 o más, hay muchas clases colectivas que te pueden beneficiar. Busca aquellas que tengan un impacto de leve a moderado, con intensidades regulables en función de la forma física y, sobre todo, algo que te divierta y te motive.
  3. Descanso. Un día de ejercicio y uno de reposo. De ese modo garantizamos una recuperación completa de nuestro sistema muscular y afrontaremos con garantías de éxito el siguiente entrenamiento.
  4. Tipo de ejercicios. incluye ejercicios funcionales en tus rutinas, te darán mayor rango de movimientos, mejores transferencias a tu vida diaria y además te aportarán equilibrio, trabajo de coordinación y una ganancia de fuerza. A cualquier edad, el objetivo es entrenar para mejorar nuestra salud, no al revés.

 

#Viviresincreíble

 

Fuente: Sportlife

Socios